“Luis Gordillo (Sevilla, 1934) es uno de los principales artistas plásticos en España. Su obra se conforma en los añossesenta recogiendo tres influencias básicas: el informalismo, el arte Pop y el geometrismo. Con estos elementos, algunos contradictorios, configura un estilo, ya propio, en los setenta que ha tenido una fuerte influencia sobre artistas de las siguientes generaciones. Ha utilizado la fotografía desde los años setenta y posteriormente el ordenador como maquinaria
de disección y análisis del proceso pictórico. Así mismo tanto el dibujo como las distintas técnicas de estampación tienen un papel protagonista en toda su extensa carrera pictórica.
Tras estudiar Derecho en la Facultad de Sevilla (1951-1956), decide dedicarse a la pintura, y asiste a la Escuela Superior de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría en Sevilla (1956-1958). En el verano de 1958 viaja a París, donde entra en contacto con la pintura informalista y realiza sus primeras obras de carácter abstracto y gestual. En 1962 fija su residencia en Madrid y en su obra, a partir de entonces, introduce referencias figurativas, con su particular interpretación de elementos derivados de la estética Pop. Inicia también sesiones de psicoanálisis, metodología que se convierte en esencial para entender la construcción estética de su obra, que se concreta con su serie Las cabezas (1963-1965). En 1967 el crítico Juan Antonio Aguirre le incluye en el grupo denominado Nueva Generación. A partir de entonces, Gordillo se convierte en un artista puente entre la generación informalista y La Nueva Figuración madrileña de los años setenta, siendo referencia fundamental. En los ochenta su obra se vuelve más compleja, orgánica y celular, caracterizada por la duplicación y multiplicación de motivos y variaciones cromáticas, estableciendo una compleja gramática personal en la que introduce una constelación heterogénea de elementos simbólicos, reales o imaginarios, que ha venido desarrollando en las siguientes décadas.
La complejidad de la obra de Luis Gordillo queda patente por ejemplo en su interés por la investigación obsesiva de la
imagen que convierte el proceso de producción de la obra en un elemento esencial de su trabajo tan importante a veces como el resultado final de la misma.[…]”
Nota de prensa de Marlborough

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*